Durante la jornada se presentaron las novedades más importantes en los distintos tipos de memoria para el cierre de 2017, así como los aspectos más polémicos en su confección, tales como la posibilidad de confección de la memoria abreviada y de pymes por parte de los grupos horizontales o de coordinación, información sobre conflicto de intereses en la memoria abreviada y de pymes, la información en todas las memorias sobre los «Aspectos críticos de la valoración y estimación de la incertidumbre y juicios relevantes en la aplicación de políticas contables, sobre todo con la aplicación por parte del auditor de la sección sobre incertidumbre de empresa en funcionamiento en los nuevos informes de auditoria, información sobre la situación fiscal de la empresa, sobre todo la información a proporcionar desde el punto de vista tributario, operación sobre partes vinculadas, otra información, etc.

CONCLUSIONES:

Las empresas que formen un grupo, porque tengan los mismos administradores o los mismos socios, tendrán dificultades para poder realizar la memoria de pymes o abreviada por lo que se verán presumiblemente abocadas a confeccionar la memoria normal si entre todas ellas superan los límites establecidos, lo que implicará también tener que confeccionar el Estado de Cambios del Patrimonio Neto y el Estado de Flujos de Efectivo

Por otra parte, en el caso de que la empresa tenga dificultades financieras, problemas de refinanciación o dificultades en la realización de sus pagos, deberán expresar estas circunstancias de una forma clara en la Memoria. A este respecto, los administradores tienen la responsabilidad se describe de forma adecuada estos hechos en la Memoria. Con el objetivo de poder ayudar a los administradores en este menester en los distintos tipos de Memorias, se describe la forma más adecuada de realizarlo, así como el epígrafe correspondiente donde debe constar esta información.

Finalmente, el apartado de Situación Fiscal de la empresa cobra una importancia fundamental, pues en el mismo se deben de describir con exactitud las diferentes obligaciones fiscales de información que contrae la empresa. Este apartado es de suma importancia, sobre todo para no perder determinados derechos que pueda tener la sociedad todavía no ejercidos, como por ejemplo compensación de bases imponibles negativas, deducciones y bonificaciones, minoraciones por reserva capitalización todavía no aplicados, etc.