Entrevista a Antonio Serrano

¿Qué son las empresas familiares?

Las empresas familiares son aquellas que tienen algún sustrato o algún elemento vinculado con una familia. Una familia, generalmente, empresaria. Son aquellas empresas que o bien la mayoría de la propiedad la posee una o varias familias o bien los administradores pertenecen a alguna familia o bien los empleados pertenecen a un grupo familiar. Muchas veces lo que ocurre es que estos tres elementos se combinan, puede que haya uno, dos o tres. Al final lo importante es ver que haya un sustrato de carácter familiar, un grupo familiar que está presente en una estructura empresarial.

¿Y qué importancia tienen las empresas familiares en la economía?

Sorprendentemente y aunque, generalmente, en las universidades, en las escuelas de negocio nos quieren presentar el estudio de las sociedades como las “grandes sociedades”, lo cierto es que la mayor parte del tejido industrial de una sociedad está basado en la empresa familiar. Yo siempre digo que si cogemos el IBEX-35, más del 50% de las empresas que están en el IBEX tienen al menos origen en una empresa familiar.  Por tanto, hay que tenerlas muy presentes. Otro dato que hay que tener también muy presente es que el 70% del empleo privado lo generan las empresas familiares. En términos de PIB las cifras también son apabullantes y no sólo eso, el 90 % de las sociedades limitadas y de las sociedades anónimas son de naturaleza familiar.

¿Y a qué riesgos se enfrentan las empresas familiares?

El principal riesgo que tiene la empresa familiar siempre es la sucesión. Se suele decir que sólo entre un 5 y un 15 % de las empresas familiares llegan a tercera generación. ¿Por qué? Porque surgen los típicos conflictos familiares dentro de lo que es la empresa. Y por tanto lo que es necesario es ver cómo organizar esa sucesión en la empresa familiar a efectos de aislar a la empresa familiar de esos conflictos familiares.

¿Y qué papel desempeña el protocolo familiar en las empresas familiares?

El protocolo familiar para esto es clave. Precisamente para intentar evitar o prevenir estas crisis familiares que ocurren en todas las familias y en todas las empresas familiares. Lo que se pretende es llevar a cabo un pacto de socios entre los miembros de la familia con el objetivo de organizar la sucesión empresarial por una parte, y por otra parte intentar aislar de los conflictos a la empresa creando mecanismos u órganos al margen de lo que pueda ser la Junta de Socios o el Órgano de Administración, creando muchas veces lo que se conoce a través del protocolo familiar como la Junta de Familia o el Consejo de Familia, precisamente para aislar a la empresa de esos problemas y para organizar el proceso sucesorio que tantas veces se estropea.

Si quieres profundizar en las características especiales de las empresas familiares y en el papel clave que desempeña el protocolo familar como instrumento para favorecer su continuidad con el paso de las generaciones inscríbete en nuestro Seminario «El protocolo familiar como instrumento para la continuidad de la empresa familiar” ¡Solicítanos información!