Tecnología de la información

Juán Pérez-Carballo
Director del Curso Control de Gestión
Escuela de Economía (Colegio de Economistas de Madrid)

Internet, el cambio de siglo, el euro, el teléfono móvil, las crisis económicas, las redes sociales… la transformación digital. Son continuos los acontecimientos y los avances tecnológicos con un gran impacto sobre la sociedad y las empresas. Lo digital tiene una larga historia pero ahora supone una revolución porque convergen en aluvión tecnologías muy variadas, desde la conectividad a la inteligencia artificial o el software robótico.

Lo digital irrumpe con fuerza en una sociedad que demanda nuevos productos y servicios. También incide sobre la empresa, que se enfrenta a un replanteamiento de su modelo de negocio y a implantar técnicas avanzadas de análisis. La ola digital trae proyectos innovadores, como las Fintech o los sistemas de pago, que agitan el mundo de las finanzas y endurecen la competencia.

La explosión de los datos

Las nuevas tecnologías alimentan un crecimiento exponencial de los datos generados, que parecen duplicarse cada dos años. Hasta el gigabyte se ha quedado insuficiente. Solo el Internet de las cosas crea un mundo sensorial enorme que mide todo tipo de señales, desde sonidos a humedades y vibraciones. Como en tiempos de Pitágoras o Galileo surge un nuevo culto al dato. El deseo de certeza y el temor a lo abstracto alimenta la obsesión por medirlo todo.

Por eso la tecnología digital es desde hace tiempo una prioridad del controller, quien incrementa sus compras a los suministradores digitales. Uno de la principales, SAP, sigue creciendo dos dígitos al año desde hace décadas. Son tiempos de fiesta para los consultores y, como en la fiebre del oro en California o los primeros pasos de Internet, también para los vendedores de picos y palas… digitales.

También en las finanzas

Nadie puede quedarse atrás y refugiarse en la gestión analógica. Tampoco el controller puede limitarse solo a la gestión convencional. Vemos nacer nuevos puestos de trabajo como los CMO (chief measurement officer), CFIO (financial information), CDO (digital) o CFTO (financial technology). También el data scientist que extrae de los datos sus regularidades para identificar patrones de comportamiento de las magnitudes de la empresa. La transformación digital exige nuevo talento de control que abre oportunidades de trabajo. La formación del controller, una profesión siempre joven, cotiza al alza porque el futuro corre y no espera a nadie.